top of page

E'piyülasü/Ocaso rojo de Juan Manuel Gómez Cotes (Colombia)


Juan Manuel Gómez Cotes (Maicao, La Guajira, Colombia - 1987). Indígena Wayuu del ei’ruku Epinayu. Licenciado en Educación Básica con énfasis en Ciencias Sociales de la Universidad del Atlántico y Magíster en Pedagogía de la Universidad de La Sabana. Autor de varios relatos publicados entre 2020 y 2022 entre los que se destacan, “Kokochon”, mención especial en el Concurso “La escuela tiene la palabra”; y “Nativo”, que hace parte del libro “Los caminos que nos unen Cuentos colombianos desde la ciencia y la naturaleza”. Ganador de la Convocatoria de Estímulos 2020 “Arte en Aislamiento” con “Limbo”, del Concurso Guajira Mágica 2022 con “Yonna” y del Concurso de Cuento de la Universidad de La Sabana 2022 “El encanto de mi país” con “Pagamento”. Se desempeña como docente de Ciencias Sociales de la Secretaría de Educación Departamental de La Guajira en la Institución Etnoeducativa Técnica Eusebio Septimio Mari de municipio de Manaure. Reside en el casco urbano del municipio de Uribia.



E'piyülasü


Nüika'ain wanee jintüi wattamalü sülüpana’a tü wopücheinka tayalajakania nülia'a. E'eshatüi súkalia'a nojolüin terüin chi'i uchike'i, nojoishi suput nüikajünüshi'in kapülesü nojoishi tasürulü'in nia, sunainje'e joucho'in nia. Tü nukuaipainjatkat tatüma'a tekajirüinjachine'e tajütamüinchi niya'a mi'ou'pa'a saka’a mujü'ikat. Na'a atüjashikanaü nünulia natüma Cardinalis Phoenicus, Cardenal Guajiro sumaka alijuna'a Iisho wamushi wekana wayuukana'a, tü noüka’at napajale’e wona suma’a no’ojuin shiiroku süshakat Wolunka, tü jiet wayuu palajatkat, wona’a suma’a na’a nuchoinkana juya’a neintuin shia suka’a jatu’ü supula’a kacho’in muinjatuin tü wayuukana’a, soü maakat tü natunakat ponosü sain wayuu, e’esü wayuu achajaka’a nüchikü supula’a einjachi’in nia shipi’alü. Chi’i uchika’i matüjúinsa’in sutta outainshine’e nusürütnüi. Sunainje isho’kot chimitakat, chi’i tayalakei uchi’i tolo’o, nata’a sumuin sunu’u tü jiekat, shia tu ishokot outayalakalü oü’u, ere’e wapu’in nira’in napitkaa achiküi Juya'a sukaa eijatüin wuin suchikeje’e tü mi’asekat, jouchoinwa’a taya’a tapajapuin tü neira’inkat na uchi’ikana aipiakaluirüa suna’in wara’itüin taya’a sulupuna tü woumainkat, nojoluipa’a wapuin nira’ain chi’i uchike’i suka’a nataujanain noikunu’in nasurutnuin.


Kaleü kaikai teikajaka nia shipialumüin teikat supüla shirajirüin jachi’in nia otta shiakat uchiyuu’utshata’a ante chiija’asuma’a tamaka’a. Alikü ounushi taya’a anala’in numüin, nojoishi nia tapula eka’a no’i walakatüin, shia’asa mama’a sümakaa tamüin na’a suluinkana nayaluin suluje’e tü nipi’achounkat shika’a nia muusa.


Ocaso rojo


Un niño lo vendía por la calle muy temprano y se lo compré. Hacía mucho tiempo que no veía a este pájaro. Su comercio era ilegal y no quería enjaularlo. Como era un pichón, mi intención era alimentarlo con semillas hasta que creciera y poder dejarlo libre en el monte. Los científicos lo llamaban Cardinalis Phoenicus, Cardenal Guajiro en español e Iisho en nuestra lengua materna wayuunaiki.

Obtuvo su color rojo bañándose con la sangre de Wolunka, la primera mujer wayuu, cuando los hijos de Juya, Padre Lluvia, arrancaron con una flecha los dientes de su vagina para que de esta manera la humanidad pudiera reproducirse.

Su copete llamaba la atención de propios y extraños, quienes deseaban tenerlo cantando en sus casas. Lastimosamente era normal que este pájaro muriera en cautiverio. Por su rojo brillante, el espécimen que compré era un macho, las hembras eran de color rojo pálido. Sus variados silbidos o cantos emitidos desde lo más alto de los árboles anunciaban la llegada de nuestro padre Juya para bendecirnos después del período de sequía. De niño escuchaba sus melodías naturales cuando caminaba por los bosques secos del Territorio Wayuu. Esos sonidos, que nos relajaba y contagiaba de energía positiva durante el día, ya no se oyen por la invasión a su entorno y la venta ilícita que lo extingue.


Al mediodía decidí llevarlo a casa de mamá para que ella pudiera cuidarlo mejor, le encantaba tener aves en su hogar. Pensé que hacía lo correcto. Por la tarde fui a ver al animal pero solo encontré algunas plumas rojas en el patio. Mamá me dijo que sus nietos lo habían sacado de la caja donde estaba para jugar con el. Sabía que mis sobrinos eran traviesos pero había olvidado que varios gatos merodeaban el lugar.

63 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page