Dos poemas de Rodrigo Villalobos




Escritor, editor, periodista cultural, investigador archivista, tallerista y gestor cultural. Nació en Ciudad de Guatemala. En el 2011 creó su blog “Tulipanes de plástico”, donde expone poemas, ensayos y cuentos de su autoría. Formó parte de la antología de poesía contemporánea «Frente Al Silencio -Poesía-», realizada por la Facultad de Humanidades de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Ha publicado los poemarios «Poemas de un disquete» y «Tulipanes de plástico». Sus textos aparecen publicados en diversos medios de comunicación digitales. Fue cofundador y codirector editorial de la revista cultural y literaria “La Fábri/k/”. En la actualidad, finaliza sus estudios de la Licenciatura en Letras; dirige la editorial “Testigo Ediciones”; colabora como columnista y jefe de redacción para medios digitales; se desempeña como investigador archivístico; además, dirige y trabaja proyectos de artivismo y memoria histórica.





TO SPREAD


Untado entre las turbulentas aguas

del resignado sueño de la individualidad,

supe sentirme ocupado

por todos los espacios que habitaba.


Las veces que iba en el bus

ocupando asiento

me sentía el estorbo de cualquiera.


Yo untando butacas

dejaba rastros en la clínica también,

en el parque también,

hasta en mi casa los dejaba también.


Mis huellas permeando

sobre las huellas de los de adelante

en la fila del banco

o la del supermercado,

y se segregan debajo

del que tengo detrás por horas.


He llegado a sentirme bien/mal

hasta por quienes piden prestado

mi celular,

o mi cama…

Yo todo lo unto

y de todo me unto, también…


No veo como dejar de contaminar

mi marcha,

mis logros

o mi tediosa forma de pausarme.


Si todo mi entorno me abraza

me mueva o no me mueva,

ya no sé qué será peor:

seguir movido por necesidad

o detenerme del todo por seguridad.


Al sacudir, mancho,

al rascarme, mancho;

si no lo hago, igual sé que lo haré luego.


Ya de tanto untarme en todas partes

y de tanto que se me ha untado encima,

no sé si soy mucho más

o yo soy poco menos

de lo que nació para untarse

(o dejarse untar).




CASTELLANO


Mi idioma llegó de una Castilla,

una que nunca he visitado,

fue legislada por un congreso

que lingüísticamente desconozco,

es empleada como arma

cuando solo debería comunicar

u ornamentar la inteligente pluma,

le afean los esquematizados márgenes

que con arbitrarias jorobas horrográficas

atentan su morfología y sintaxis estética,

se jacta de utilitaria por convención social,

pero se enreda con facilidad

en la historicidad de su semántica.


Marca el más lento de los pasos

entre los arcos comunicativos de la tecnología,

los jóvenes no la respetan

y los viejos no la saben enseñar,

desea permanecer pura e inmaculada

cuando solo es virgen en su memoria,

trans-torna los pliegos políticos de mi pueblo

y apenas se le reconoce oficial y no materna.


Lengua impuesta y desequilibrada,

España te hizo estandarte y América te hizo cuna,

mi boca te profesa loca y te profesa correcta

aun cuando te envenene el anglosajón.

Tus romances familiares has dejado atrás

y te has hecho tirana de latinas incomprensiones.


¡Salve y honor! ¡Oda a tu ininteligible pronunciación!

Hoy te consagran español

sin saber que te has hecho americano,

mi amado castellano tergiversado.


88 vistas

Entradas Recientes

Ver todo