Dos poemas de Guadalupe Pastrana




Originaria de la comunidad nahua de Malacachtepec Momoxco (Milpa Alta) ubicada al sureste de la Ciudad de México. Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y pasante de la maestría en Estudios Latinoamericanos por la misma universidad. Actualmente se desempeña como productora y guionista de radio. Escribe poesía y cuento.




CANTO


Deseo recordar y elevar el canto de las mujeres de mi estirpe.

Que en un ensueño rememore el rezo con el que la primera mujer de este linaje

fue parida y mi ser se nutra de la florida y sagrada lengua pronunciada en ese instante.


Que se acabe mi sordera y escuche el grito de mi entraña,

el galopar de los caballos que desde el norte trajeron

a la que después fue una anciana con semillas y hojas pegadas en las sienes.


Que se acabe mi ceguera, y que las memorias opacadas

por mi necedad de huérfana se muestren palpitantes,

y me mojen como un río.


Que sus aguas me arranquen el salitre, la amargura,

y sus grillos me vuelvan verde campo, coloreada mariposa,

olor de encino,

amarilla flor de cinco pétalos,

zumbador insecto de los montes.




MUJER HIERBA


Soy una mujer que guarda parentesco con los sauces,

echo raíces a la orilla de los ríos,

y mi saliva es savia de la entraña de la tierra.

Soy mujer lengua de monte,

dulce colibrí para las bocas tristes.

Mujer que se anda con dignidad de hierba.

Mujer de oloroso follaje,

de pies que caminan bajo el amparo de un sol verde.


38 vistas

Entradas Recientes

Ver todo