top of page

Poemas de Melina Eliana Sánchez (Argentina)



MELINA SÁNCHEZ (Buenos Aires, 1983). Docente y comunicadora afroindígena. Profesora de literatura en escuelas secundarias. Cursa la carrera de Letras en la Universidad de Buenos Aires. Estudia, recopila y difunde literaturas indígenas actuales. Dicta el Taller de poesía indígena latinoamericana actual. Ha colaborado en distintos medios de prensa alternativos: ANRED, ANCAP, Tramas, El Tintero de Salta, Feminopraxis, Kaos en la red. Escribe en la sección de Poesía indígena de América en la Revista Taller Igitur, de México. Publicó poemas, reseñas y ensayos en distintas revistas literarias de Argentina y Latinoamérica: Revista L.A.L.T., Revista Apóstrofe, Revista Anestesia, Carta abierta, Black Fish Magazine, Revista Extrañas Noches. Participó de la antología y fanzine MIGRATIONS & MOVEMENTS. FALA ZINE. Fue una de las artistas seleccionadas para formar parte del 6to Festival Cuirpoétikas, de la Ciudad de Guatemala.



LENGUA MATERNA


Los primeros paisajes

son como la lengua materna

permanecen

los cuatro tilos

la magnolia

y las manos de mi padre

plantándolos

y nuestros ojos mirando

hacia el cielo

viéndolos crecer

en el jardín trasero

eso somos nosotros

yo confío plenamente en el recuerdo



Sy

ysyrygui pe mandu'agui

nde y


ka'aguy

yvyragui petekovegui

nde sy



Madre

del río de la memoria

eres agua.


Selva

del árbol de la vida

eres madre.



Vivo en un país

en donde

nosotrxs no hablamos

YO ESCRIBO

escribo

por lo menos

desde los diez años

bueno, aprendí a escribir a los 3

desaprendí

en primer grado

quería imitar a mis compañeritos,

NO LO HAGAN EN SUS CASAS.

Soy mujer,

y escribo,

NO TENGO HIJOS,

ESCRIBO.

De pequeña mi padre me enseñó a tener una caligrafía cuidada

no importaban tanto las faltas de ortografía como que sea pro-li-ji-to,

siempre hay que cuidar las formas.

Sé cómo escribir una lámina para la escuela sin trazar líneas,

se dobla el papel como un acordeón,

y ahí están los renglones.

Mi mamá era más de hacer dibujos.

Cuando no encontrábamos la goma,

cosa que pasaba habitualmente,

porque es propio de mi estirpe andar perdiendo cosas:

tierra, apellido, lengua, casa, amores, plata, una goma de borrar...

mi mamá hacía un huequito en el pan con sus uñas largas

y me fabricaba una goma de miga de pan.

Ahora no le gusta mucho lo que pienso,

pero,

siempre dibujaba en mis tareas

la casa desde el techo,

seguía por los pajaritos,

después venían los árboles,

las flores más tarde,

se detenía mucho en ellas,

y yo pensaba

que nunca, nunca

iba a hacer flores

tan lindas como esas

ni me iba a salir

cuidar tanto las proporciones como a ella.

Luego mi mamá dibujaba

las nubes, sombreadas con celeste, verde, violeta

mi mamá hace uso de una combinación exquisita de los colores,

no pintaba en la hoja de cuaderno

porque dice que eso es rayar,

tomaba un trozo de papel,

y coloreaba en él,

recién ahí colocaba ese papelito sobre la hoja de cuaderno

y el color aparecía

sutil

pero precioso

sobre el dibujo

nunca dejaba de dibujar arco íiris

la goma improvisada de miga de pan

daba luz a la escena.


¿Cómo quiere mi mamá

que tenga los pies en la tierra

si siempre la vi

colocar el piso al final del dibujo

como una línea dudosa

que no importaba casi

como la firma de la obra

como dar vuelta la página


¿Cómo acepto

“las cosas como son para nosotrxs”

si me enseñaron a escribir a los tres años

en un país

donde

nosotrxs no hablamos?




77 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page