Poética de Concha Méndez




Yo he visto nacer todos los inventos del siglo. Nací en medio de la modernidad, del canto a los medios de transporte, a la velocidad, al vuelo.


Concha Méndez



(Madrid 1898-México 1986) Poeta, dramaturga e impresora de Vanguardia, situada dentro de las mujeres de la “Generación del 27”. Trabajó como traductora y profesora de español. A causa de la Guerra Civil española, tuvo que exiliarse a La Habana y después a la Ciudad de México. Su poética quebranta la estética modernista donde el papel de la mujer solía ser el objeto de inspiración. Ella se instala en la vanguardia como una escritora que derrumba el sentimentalismo poético aún observado en su época. El autor Gerardo Diego, sin explicación clara, la excluye de la antología de la poesía española en 1932 y 1934. Su obra no recibe atención por parte de la crítica y los lectores hasta los años 90.




FUERZAS OCULTAS ME SOSTIENEN


Yo soy la vida en lucha

de cada hora y cada paso.

Yo soy la fuerza de mí misma,

la antena receptora del milagro.

Yo soy la vida sin remedio.

Mi muerte no será sino un colapso;

porque después de muerta seguiré viviendo,

nadie sabe hasta dónde ni hasta cuándo.




VOY Y VENGO


Voy y vengo,

marinera del último puerto,

mariposa del último cielo.

Voy y vengo.

En la ruta,

mi bandera de soles enciendo;

mi bandera de soles ardiendo.

Y en mis alas,

relucientes van todos mis sueños.

Vida: noche.

En mi noche mis luces luciendo…


Londres, 1929




A MENUDO ME PREGUNTO


A menudo me pregunto

si la vida que he vivido

era realmente mi vida

o algo que no ha existido.

¿A cuántos yoes obedezco?

¿Cuántas personas yo he sido?…


Fragmento de Entre el soñar y el vivir (1981)




JAZZ-BAND


Erotismos.

Licores rebosantes.

Juegos de niños.

Acordes delirantes.

Jazz-band. Rascacielos.

Diáfanos cristales.

Exóticos murmullos.

Quejido de metales.




SOMBRAS Y SUEÑOS


Se me mueve el mundo silenciosamente;


en él no somos sino pura sombra;


es nuestro clima: soledad y descanso;


es el misterio el que nos da la forma.


Si de él se sale para ver lo externo


y a la alegría se nos van las horas,


de vuelta viene el alma decaída;


algo de nosotros hay que, a solas, llora.


Ya no puedo cantar, que se me ha roto


la alegre voz al ángulo del alma;


ni puedo ya reír, porque la risa


por el dolor ha sido aprisionada.


Ni puedo tener fe; mi fe se ha ido


volando a un cielo alto que no acaba.


Ni me entiendo ni me entienden;


ni me sirve alma ni sangre;


lo que veo con mis ojos


no lo quiero para nadie.


Todo es extraño a mí misma,


hasta la luz, hasta el aire,


porque ni acierto a mirarla,


ni sé cómo respirarle.


Y si miro hacia la sombra


donde la luz se deshace,


temo también deshacerme


y entre la sombra quedarme


confundida para siempre


en ese misterio grande.





Bibliografía


Calles Moreno, Juan María. "Concha Méndez, la seducción de una escritora en la modernidad literaria." (2014).


Martínez Trufero, Begoña. "La construcción identitaria de una poeta del 27: Concha Méndez Cuesta (1898-1986)." (2012).


Acuña, Esmeralda Broullón. "Modernidad, cultura y vanguardia feminista: Concha Méndez, una adelantada a su tiempo (Madrid, 1898-México, 1986)." Estudos Ibero-Americanos 47.1 (2021): e36760-e36760.


145 visualizaciones